Investigación Encubierta:

Perros Desesperados, Confinados y Criados en Fábrica de Cachorros Similar a una Prisión y Vendidos para Experimentación

Video  TOMAR ACCIÓN

Una investigación encubierta de PETA de 2021 encontró 5.000 perros y cachorros beagle confinados de manera intensiva en caniles y jaulas pequeños e inhóspitos 24/7 en una enorme fábrica de cachorros en Cumberland, Virginia. Durante el trascurso de la investigación, este establecimiento de cría era operado por su dueño, Envigo.

En julio de 2021, el Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA) citó a Envigo por 26 violaciones a la Ley de Bienestar Animal. Veterinarios federales encontraron 15 perros sin ser tratados por “enfermedad odontológica grave”, heridas, secreción amarilla alrededor de los ojos y más: un cachorro “deprimido” cubierto de heces en una bandeja de desechos; perras privadas de comida por días mientras amamantaban cachorros; y mucho más. Para ver los informes de inspección del USDA, haz clic aquí.

Basados en la evidencia de PETA, un equipo de funcionarios del USDA realizó una inspección de varios días en la fábrica de cachorros en octubre de 2021. El USDA corroboró los hallazgos de PETA y citó a Envigo por 13 violaciones más, incluidas 11 violaciones repetidas. Los inspectores descubrieron que un cachorro y algunos perros fueron privados de atención veterinaria por una infección en los ojos, costras y llagas que supuraban en las almohadillas y otras afecciones en los ojos y los pies; que los cachorros morían tras caer en un desagüe o quedarles la cabeza atrapada en la puerta de una jaula; y que las piernas y los pies de los cachorros caían a través del suelo de las jaulas. Según el informe, los trabajadores medicaron a los perros sin consultar al único veterinario de tiempo completo de la instalación; no tomaron medidas para evitar peleas entre los perros, lo que resultó en que un cachorro fuera encontrado eviscerado en un recinto con nueve compañeros de camada y el personal sin saber que otro perro estaba mordiendo e hiriendo a otro; y, en solo dos meses, sometió a eutanasia a nueve perros que resultaron heridos cuando otros perros tiraron de sus piernas o colas a través de la pared de un canil. El USDA encontró heces llenas de moho en los recintos de los perros, hasta 6 pulgadas de heces apiladas en una alcantarilla y un “olor fecal abrumador” y un “olor fuerte a aguas residuales” en la instalación. Para ver este informe de inspección, haz clic aquí.

En noviembre de 2021, el USDA citó a Envigo por 26 infracciones más, incluidas 16 infracciones reincidentes. Los inspectores descubrieron que los cachorros, conscientes, eran asesinados mediante inyecciones extremadamente dolorosas en el corazón, a docenas de perros se les negó atención por “enfermedad dental grave” y “heridas traumáticas”, y que los cachorros estaban “húmedos, temblando y fríos”. Los inspectores vieron “numerosas peleas serias de perros”. Para ver este informe de inspección, haz clic aquí.

En marzo de 2022, el USDA citó a Envigo por cinco infracciones reincidentes más. Los inspectores encontraron que al menos 59 perros habían sido heridos en peleas desde noviembre de 2021. Durante la inspección, “un cuidador de animales… entró en la sala de tratamiento con un beagle con una herida grave en el oído. La oreja izquierda estaba cubierta de sangre fresca y tenía varios desgarros en la piel que requirieron grapas quirúrgicas para repararla”. Los inspectores encontraron otro beagle con “varias heridas con costras con secreción amarilla”, cuya afección no había sido notada ni tratada por el personal. Desde noviembre de 2021, se encontraron ocho perros con el rabo lastimado e incluso fracturado, con el hueso expuesto. La comida de los perros estaba mohosa. Al menos 130 jaulas tenían espacios entre el piso y los lados, y los dedos de los perros se deslizaban dentro los espacios. Para ver este informe de inspección, haz clic aquí.

Los perros no tenían camas, ni juguetes ni estímulos, no tenían una vida real. Durante más de 50 años, varias compañías han criado perros en esta fábrica industrial de perros para venderlos a laboratorios para experimentación.

Los perros estaban en cobertizos cuya extensión equivalía a la de un campo de fútbol y los ladridos eran ensordecedores cuando cientos de ellos ladraban al mismo tiempo. El nivel de ruido llegaba a los 117 decibeles (mayores a los de un concierto de rock) y, por supuesto, los perros no tenían modo de escapar del ruido que era prácticamente constante. El sistema auditivo de los perros es mucho más sensible que el de los humanos, oyen sonidos que nosotros no y de una distancia mucho mayor.

Las condiciones de hacinamiento y estrés provocaban peleas entre los perros, las cuales muchas veces culminaban con lesiones, especialmente en las orejas.

Las hembras son reproducidas reiteradamente durante años. Muchas daban a luz sobre la dureza del suelo.

Un supervisor encontró que una hembra embarazada tenía fiebre. Al día siguiente, un trabajador la encontró “muerta… rígida como una tabla”, con “dos bebés dentro y… le habían desgarrado el útero [y] estaban como flotando por su abdomen. Como que… la placenta… estaba toda… en su estómago. Y creo que eso generó una infección masiva”.

Cachorros Muertos y Moribundos: Algo Casi Diario

Durante el trascurso de la investigación, el testigo de PETA encontró más de 350cachorros muertos entre los integrantes vivos de sus camadas y las madres. Algunos cachorros habían muerto aplastados sin querer por sus madres dentro de las estrechas jaulas, mientras que otros sufrían de hidrocefalia (afección en la que se acumula líquido dentro del cráneo y ejerce presión sobre el cerebro), eran eviscerados, o no podían sobrevivir a las duras condiciones de vida.

Un lunes, el investigador de PETA encontró un cachorro cuyo cuerpo estaba abierto, en descomposición y olía a rancio en la jaula con su madre y los integrantes de la camada. Un trabajador señaló: “Probablemente ese cachorro está allí desde el viernes”.

Algunos cachorros caían a través de agujeros en las jaulas y terminaban en los desagües, empapados y cubiertos de heces, paja y desechos. Por lo general no sobrevivían.

El investigador de PETA llevó a uno de esos cachorros al supervisor y al gerente del lugar, quienes respondieron “Mierda”. Mientras el personal discutía si ponían al cachorro con una madre lactante cercana, el gerente dijo de los perros en la sala: “Honestamente, por Dios, esos cabrones están tan cercanamente emparentados… probablemente no estemos tan errados”. A la mañana siguiente, el investigador de PETA encontró al cachorro muerto.

Cachorros Conscientes Asesinados por Inyección Intracardíaca; Atroz e Inaceptable

Los trabajadores mataban a los cachorros tratando de inyectarles una solución eutanásica en el corazón mientras estaban conscientes y podían sentir la aguja penetrar en su torso, algo contrario a las pautas veterinarias para la eutanasia.

Después de que un trabajador negara que necesitara sedar a una cachorra consciente antes de matarla, la cachorra levantó la cabeza. Cuando el investigador de PETA señaló que “sigue… despierta”, el trabajador no respondió. Solo colocó la aguja en el torso del animal e inyectó la solución.

Un supervisor estaba al tanto de esta práctica y sabía que al menos un trabajador se dedicaba a ello. Algunos trabajadores hacían poco (o nada) para verificar que los animales estuvieran muertos antes de ponerlos en bolsas plásticas.

Empapaban a los Animales y a la Comida con Agua a Alta Presión

Las madres lactantes y sus bebés eran dejados en jaulas mientras un supervisor y otros lanzaban agua sobre las jaulas con una manguera de alta presión. Los perros quedaban totalmente empapados.

Lanzar agua sin ningún cuidado también dejaba a la comida enmohecida y la descomponía, y a veces los gusanos infestaban la comida de los cachorros.

Además, la instalación enjaulaba a gatos en salas desoladas, donde ansiaban atención con desesperación.

Trabajadores Novatos sin Credenciales Veterinarias ‘Diagnosticaban’ y Abrían a Perros

Cuando los perros estaban enfermos o lastimados, trabajadores novatos trataban de diagnosticarlos y brindarles tratamiento.

Un supervisor insertó una aguja en la cabeza de un cachorro sin anestesia ni analgésicos, en un crudo intento por drenar fluido desde una herida. El cachorro gritó fuertemente, entonces el supervisor trató de mantenerle la boca cerrada.

Los trabajadores, que no eran veterinarios (ni siquiera técnicos veterinarios), cortaban tejido prolapsado de los ojos de los cachorros, suturaban los penes con prolapso de los perros e incluso cortaban y sacaban a los cachorros del abdomen de las perras sedadas antes de matar a las madres.

Se esperaba que realizaran “necropsias” abriendo los restos de los cachorros en un intento de determinar la causa de sus muertes.

Procedimientos Estándar y el Sufrimiento que Causaron

A los trabajadores les indicaban usar abrazaderas para quitarles los espolones a los perros (donde el hueso se une con la uña) sin analgésicos.

Los trabajadores también tenían la tarea de presionar abrazaderas con agujas en las orejas de los cachorros –mientras sus madres observaban– y luego frotaban pintura en las perforaciones para tatuarlos. Decenas de cachorros eran tatuados tres veces, primero con información errónea, luego con “X” sobre los errores y después nuevamente con el tatuaje en cuestión.

Rechazo a Seguir las Directivas de los Organismos Federales y Conspirar para Ocultarlo

En las últimas 48 horas con los cachorros, los trabajadores privaban de comida a las madres lactantes de manera intencional. Según un supervisor, los inspectores del USDA le dijeron a la gerencia en julio que les dieran de comer a las madres durante su último día de lactancia, pero el supervisor se negó y siguió privando a las madres incluso de media taza de alimento para perros.

Tras decirle al investigador de PETA y a otro trabajador que las perras lactantes “no habían sido alimentadas”, el supervisor advirtió: “Si mucha gente lo sabe, saldrá a la luz que eso es lo que estamos haciendo, y luego se complicará”. Más tarde, el supervisor alentó a los trabajadores a decir que alimentaban a las madres lactantes (si les preguntaban) a pesar de que les instruyeron no hacerlo.

¡Tú Puedes Ayudar!

El USDA está autorizado por ley a suspender por 21 días la licencia de Envigo y confiscar a cualquier animal que esté sufriendo como resultado de las violaciones a la AWA. Sin embargo, la agencia no ha tomado medidas en este caso para prestar ayuda a estos animales o detener las violaciones.

Insta a las autoridades del USDA a retirar inmediatamente a los perros que sufren sin la atención veterinaria adecuada en Envigo y a suspender la licencia para operar de la compañía.


Investigación Encubierta: Perros Desesperados, Confinados y Criados en Fábrica de Cachorros Similar a una Prisión y Vendidos para Experimentación

¡Haz Algo!

Todos los campos en negrita son obligatorios.
Ver Mensaje +

Al enviar este formulario, estás aceptando que recolectemos, almacenemos, utilicemos y publiquemos tu información personal de acuerdo con nuestra política de privacidad, así como recibir correos electrónicos nuestros.


Si crees que tienes la capacidad necesaria para realizar investigaciones encubiertas como esta, por favor contáctanos. Haz clic aquí para manifestar tu agradecimiento al investigador que expuso esta crueldad.