Investigación Encubierta de PETA:

Separan a Monos Bebés de sus Madres, Aplican Descargas Eléctricas en Penes y Más en Laboratorio Trastornado

Toma AcciÓn

Una investigación encubierta de PETA de seis meses de duración en el Centro Nacional de Investigación de Primates de Wisconsin (WNPRC, pos sus siglas en inglés), que tiene casi 2.000 monos en jaulas de acero desoladas y habitaciones lúgubres sin ventanas, encontró animales muy inteligentes descuidados, vueltos locos por el confinamiento extremo a largo plazo y atacados por sus traumatizados compañeros de jaula.

 

Severo confinamiento, estrés constante, mutilación

Los monos en el WNPRC están todos los días y todas las noches encerrados en jaulas metálicas desoladas. Jamás sienten el calor del sol en la espalda o la tierra bajo sus pies. Despojados de su autonomía, no pueden tomar decisiones acerca de los aspectos más básicos de sus vidas. Debido al cautiverio constante e incesante, estos animales inteligentes y sensibles tienen una severa angustia psicológica que lleva a algunos a mutilarse y a lastimar a otros.

Una mona bebé, a quien el investigador de PETA llamó Cocoa, fue atacada por un macaco adulto fuertemente estresado, quien le generó cortes profundos y dolorosos en la cara. Meses después, con sus heridas aún sin sanar por completo, se aferró temerosa a su madre.

Esta mona bebé, Cocoa, fue atacada por un mono adulto fuertemente estresado, provocándole cortes profundos y dolorosos en la cara.

Los animales incompatibles se veían obligados a vivir juntos en apenas unos pocos pies cuadrados. Una mona llamada Ellie perdió parte de su oreja en una pelea con una compañera de jaula.

Ellie sufría de diarrea acuosa persistente. Habitualmente, su peso era insuficiente, tenía áreas sin pelo y luego perdió parte de la oreja en una pelea con un compañero de jaula.

Las amputaciones de partes de dedos de los pies, de las manos y de la cola eran comunes, dadas las heridas traumáticas sufridas por los monos que estaban bajo el cuidado del WNPRC. Un trabajador dijo que algunos de estos animales muy inteligentes eran enjaulados solos “porque son imbéciles” que “se muelen a palos”, ignorando por completo que las peleas eran consecuencia de las condiciones de vida antinaturales y desoladoras en las que vivían estos animales.

El mono r16029 fue evidentemente atacado por su extremadamente estresado compañero de jaula, provocándole heridas en la cabeza, espalda, cola y cuatro extremidades. También sufría de diarrea crónica.

Un mono frustrado, solo conocido como r12050, se mutiló la pierna hasta el músculo. Sin nada en que ocupar la mente, se mordió y rascó compulsivamente la herida abierta.

‘No deberíamos decir que parecen deprimidos’

Los macacos son animales muy inteligentes y sociables, quienes, en su hábitat natural, exploran y recorren vastos pastizales y selvas frondosas, pero aquí caminaban de un lado al otro y en círculos, y chillaban por el aislamiento interminable. Un mono, Sainte, se balanceaba continuamente de un lado a otro, solo y abatido, dentro de una jaula minúscula.

Las macacas inteligentes y sensibles, que, en su hábitat natural, vivirían y socializarían en vastos pastizales y frondosas selvas, tuvieron que parir solas en jaulas con piso de alambre. Estas monas estaban cubiertas de tinta después de que los trabajadores tatuaran a sus bebés.

Cornelius se había simplemente rendido. Llevaba una década en el laboratorio (habitualmente estaba enjaulado solo) y se sentaba siempre encorvado o con su cara contra los barrotes de la jaula: había perdido la voluntad de vivir. Un supervisor dijo que el personal “no debía decir” que los monos “parecían estresados”, pero admitió que sí lo estaban. El supervisor accedió al pedido de nuestro investigador de darle a Cornelius elementos de “enriquecimiento” adicionales, como un tronco o un tubo de cartón lleno de papel triturado, para ocupar su mente, pero dijo: “Solo debes saber que cuando no estés allí, esto probablemente no sucederá”.

Princess se arrancó el pelo por estrés al ser usada como máquina reproductora

Muchos animales ansiosos como Charlie, se arrancaban el pelo por desesperación. Otra macaca, Princess, se había arrancado casi todo el pelo, pero aun así era forzada a reproducirse. Todos sus bebés le serían finalmente arrebatados para que los experimentadores pudieran atormentarlos y asesinarlos.

Princess aparentemente se había arrancado el pelo por frustración, pero aun así seguía siendo forzada a reproducirse.

Lemon y su compañera de jaula Lulu, estaban casi calvas, aparentemente por arrancarse el pelo entre ellas o el propio, pero un trabajador dijo que no había “mucho” que se pudiera hacer para ayudarlas.

Lemon y su compañera de jaula Lulu, estaban casi calvas, aparentemente por arrancarse el pelo entre ellas o el propio, pero un trabajador dijo que no había “mucho” que se pudiera hacer para ayudarlas.

Muchos otros macacos sufrían de diarrea crónica. Noah y Zak, de aproximadamente 22 y 15 años, respectivamente, habían luchado contra esta condición la mayor parte de sus vidas. Livingstone sufrió deposiciones blandas durante 21 de sus 27 años de confinamiento constante.

El WNPRC es uno de los laboratorios de primates más prominentes en EE.UU., uno de los siete Centros Nacionales de Investigación de Primates financiados por el gobierno federal, que supuestamente habían comenzado a encontrar tratamientos para enfermedades humanas. Pero ni siquiera pudo proporcionarles a estos ni a otros monos, cuyos sistemas digestivos estaban devastados por el estrés, una atención veterinaria adecuada o un enriquecimiento medioambiental eficaz y psicológico.

La mayoría de los animales eran conocidos solo por los números que les habían tatuado. El mono r12001 había sufrido diarrea crónica durante seis años.

Sufrimiento desde el primer día: las frías jaulas de acero no son lugares confortables para que las madres den a luz

Las macacas son madres protectoras y dedicadas que viven en grandes grupos familiares, miran con amor a los ojos de sus bebés e incluso los besan. En la naturaleza, el dolor de una mona cuyo bebé ha muerto es tan abrumador, que seguirá cargando el cuerpo inerte durante días.

Pero en el WNPRC, las monas embarazadas parían solas, en jaulas con piso de alambre, y les quitaban a sus bebés dentro del año.

Los macacos, que naturalmente viven en grandes grupos familiares, estaban permanentemente separados de sus madres ya a la edad de 1 año. Daisy (izquierda) tenía solo 14 meses, pero ya sufría de diarrea crónica.

Las madres y los bebés aterrorizados lloraban y defecaban mientras los trabajadores los separaban. Algunos bebés, como Turnip y Cora –cuya madre, según se informa, fue asesinada en un experimento de cesárea– estaban atrapados en un sótano lúgubre con solo un animal de peluche como consuelo. Les perforaron las orejas con abrazaderas metálicas y luego les frotaron las heridas con tinta para tatuarlas.

Algunos bebés, como Turnip y Cora, fueron alojados en un sótano desolado. Según se informa, la madre de Cora fue asesinada en una cesárea experimental.

Un miembro del personal dijo que no quería reunir a una mona que había tenido una cesárea de emergencia con su bebé porque este no “necesitaba una mamá”, y luego la llamó “perra”, cuando la madre no quiso aceptar a otro bebé.

Una mona aparentemente dio a luz a un bebé que nació muerto, y después de que finalmente lo dejó en el suelo, comenzó a girar en círculos, angustiada.

Mono reiteradamente hervido vivo al ser puesto en máquina limpiadora de jaulas

Los monos, incluida una madre que se aferraba a su bebé, escapaban a los pasillos y se escondían debajo de jaulas cuando los dejaban salir de las cajas metálicas de transporte.

Un supervisor le dijo al investigador que una vez un animal murió cuando pusieron su jaula en una lavadora mecánica de jaulas a alta temperatura mientras el animal estaba adentro gritando de dolor. También dijo que había muerto un bebé, aparentemente de hambre, porque el personal no se dio cuenta de que su madre no estaba produciendo suficiente leche.

Después de que este mono recién nacido fuera encontrado muerto, su cuerpo fue colocado en una bolsa de plástico y guardado en el refrigerador.

Otro supervisor reveló que un trabajador le rompió la pierna a un tití porque “era bastante… alborotador”.

La casa matriz del WNPRC, la Universidad de Wisconsin–Madison, recibió más de $300 millones de dinero de contribuyentes a través de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) en 2019, pero no puede tener sanos, seguros o incluso vivos a los animales que tiene encerrados.

En 2019, la casa matriz de esta instalación recibió más de $300 millones de dinero de contribuyentes; sin embargo, mantiene a casi 2.000 de estos animales muy inteligentes en recintos desolados de acero y salas lúgubres sin ventanas.

Aplican descargas eléctricas en monos hasta que eyaculan

Además de tenerlos simplemente encerrados, los animales eran usados en procedimientos y experimentos dolorosos.

Los trabajadores usaban un eufemismo con ciertos monos: “donantes de semen”, cuando claramente los animales no se habían ofrecido como voluntarios para este doloroso procedimiento. Por lo general, a los monos les ponen collares de metal y el personal usa varas que se sujetan a los collares para sacarlos de sus jaulas por el cuello. Después los atan a una silla de inmovilización y los experimentadores les aplican descargas eléctricas en sus penes, hasta que eyaculan.

En esta instalación se estaban realizando muchos tipos diferentes de experimentos. Un experimentador crió monos infectados con el virus de Zika y el de la inmunodeficiencia de los simios, que es similar al VIH. Los macacos bebés fueron privados de comida durante la noche para “pruebas cognitivas” y lloraban sin parar cuando los separaron de sus compañeros. Un supervisor dijo que los experimentadores intentaron infectar a los titíes (que son monos pequeños y delicados) con COVID-19, pero que “no pasó nada”.

El bebé r20042 fue supuestamente criado para experimentos del virus de Zika.

 

¡Tú puedes ayudar a detener esto!

El Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA, por sus siglas en inglés) ha reiteradamente multado a la Universidad de Wisconsin–Madison (incluyendo una multa de $74.000 en abril de 2020) por privar de cuidados básicos a los animales, pero la investigación de PETA muestra que nada ha cambiado. Hemos presentado nuestras evidencias al USDA y a los NIH y exigimos a ambos organismos que investigaran. También le pedimos al WNPRC que libere a todos sus animales en santuarios acreditados, empezando por Cornelius.

Por favor, súmate y pídele a Universidad de Wisconsin–Madison que cierre su laboratorio de primates y a los NIH que dejen de usar el dinero de los contribuyentes para encerrar y financiar pruebas en monos.

Si crees que eres capaz de realizar investigaciones encubiertas como esta, aplica para el puesto de Investigador de Campo (se requiere idioma español). Haz clic aquí para agradecerle al investigador que reveló esta crueldad.


Investigación Encubierta de PETA: Separan a Monos Bebés de sus Madres, Aplican Descargas Eléctricas en Penes y Más en Laboratorio Trastornado

¡Haz Algo!

Todos los campos en negrita son obligatorios.
Ver Mensaje +

Al enviar este formulario, estás aceptando que recolectemos, almacenemos, utilicemos y publiquemos tu información personal de acuerdo con nuestra política de privacidad, así como recibir correos electrónicos nuestros.