Experimentadora de Harvard Continúa Legado Depravado del Torturador de Britches

Margaret Livingstone roba monos bebés a sus madres y les cose los ojos en experimentos depravados de “privación sensorial”. No lo toleraremos.

Pensamos que este tipo de experimentación había terminado en 1985 cuando los activistas liberaron al bebé Britches de las entrañas de un laboratorio de la Universidad de California. El pequeño mono había sido separado de su madre y sus párpados habían sido cosidos. El escándalo que siguió, junto con la exposición de PETA de otros experimentos horribles, condujo a enmiendas históricas a la Ley federal de Bienestar Animal para prevenir tales horrores.

Pero ha vuelto a pasar.

Margaret Livingstone, una experimentadora de la Universidad de Harvard, ha pasado toda su carrera de 40 años separando a los monos bebés de sus madres y cosiéndoles los ojos, o asegurándose de que nunca vean un rostro humano o de otro mono, solo para ver cuánto daña su cerebro y desarrollo visual. Livingstone lo llama ciencia. Nosotros lo llamamos psicosis. Harvard debe cerrar su laboratorio de forma permanente y examinar su cabeza.

Livingstone ha robado bebés perfectamente sanos a sus amadas madres al nacer y los ha privado de la conexión visual normal cosiéndoles los ojos, condenándolos a un mundo de completa oscuridad. Esto está sacado directamente de una película de terror. Incluso soñar con tal maltrato, y mucho más establecer un laboratorio completo dedicado a su práctica, sugiere profundos problemas psicológicos dignos de un examen profesional.

¿Los hallazgos de este retorcido sueño febril? Adelanto: quedar ciego durante el primer año de vida es malo para el desarrollo de tu cerebro y tu visión. Algo que sabemos desde hace décadas es el total de la contribución de Livingstone a la ciencia.

Pero Livingstone ha recibido mucho dinero, recaudando $32 millones en dinero de los contribuyentes de los Institutos Nacionales de Salud desde 1998 para financiar su monstruoso reino de terror.

En la mayoría de los experimentos de Livingstone, ella cosía los ojos de los monos bebés y los dejaba así hasta por un año. En otros, los monos sin madre son criados por personal del laboratorio que usa máscaras para soldar.

Lee eso de nuevo: usan máscaras para soldar.

En el laboratorio de Livingstone, los monos bebés son arrancados de sus madres y criados en condiciones emocionalmente miserables, sin la posibilidad de ver ningún rostro, humano o de mono, durante un año completo para experimentos crueles que no tienen relevancia para la salud humana. Harvard University Program in Neuroscience’s Ph.D. Program

Estos bebés frágiles y aterrorizados no ven ningún rostro, de mono o humano, durante un año. Luego, Livingstone prueba sus habilidades de procesamiento de rostros para ver la gravedad de los daños causados.

Para esto, Livingstone inmoviliza a sus víctimas indefensas implantando quirúrgicamente un dispositivo de acero en su cabeza, atándoles la barbilla con fuerza u obligándolos a morder una barra. A veces, implanta electrodos en su cerebro quirúrgicamente para registrar cómo sus células cerebrales deprimidas responden a las señales visuales.

Después de años de este tormento, mata a muchos de los monos y les disecciona el cerebro.

Los Resultados Poco Sorprendentes del Terrorismo Diario

Los monos bebés que son robados de sus madres al nacer sufren daños permanentes, tanto fisiológica como psicológicamente. Eso ya es bien sabido. Los monos sin madre son más temerosos y agresivos, producen un exceso de hormonas del estrés y, con frecuencia, se ubican en la parte inferior de la jerarquía de dominación social. Circulan repetidamente o caminan en sus jaulas de un lado a otro, se balancean hacia adelante y hacia atrás o hacen volteretas hacia atrás sin parar, comportamientos que indican frustración y estrés. Estos monos maltratados tienen patrones de sueño anormales, mayor susceptibilidad al abuso del alcohol y mayores respuestas de sobresalto y estrés ante las amenazas. Ya sabíamos esto, también. La depravación de Livingstone no agrega nada a nuestro conocimiento.

Señalando lo obvio, y no tan impactante, la publicación más reciente de Livingstone reconoce que las monas madres se angustian cuando les roban a sus bebés. ¿Quién lo hubiera adivinado? Con su supuesto vasto conocimiento científico, Livingstone aparentemente no se había dado cuenta de esto, a pesar de que las monas madres, a menudo aullando desesperadas, tienen que ser anestesiadas antes de que sus bebés puedan ser arrancados de sus manos.

El artículo de Livingstone continúa recitando información bien establecida como si fuera nueva, como destacar que algunas de estas madres se aferrarán a objetos blandos para sentirse aliviadas –si alguna vez se les ofrecen tales cosas. Esos son los dólares de tus impuestos en acción, allí mismo.

Es muy obvio que el artículo no tiene ningún valor, y describe una crueldad tan evidente que ha generado una intensa reacción violenta, como un pedido de 250 científicos y estudiantes graduados para que se retracte, una acción casi sin precedentes en círculos científicos.

Pedimos que PNAS retire el artículo “Triggers for Mother Love” de la profesora Livingstone debido a las prácticas carentes de ética y a los estándares de investigación que promueve y su incapacidad para avanzar en el conocimiento científico.
—Autores de una carta a los editores de Proceedings of the National Academy of Sciences

La Disociación es un Trastorno Psicológico

Después de cuatro décadas de robar monos bebés a sus madres angustiadas y cegarlos intencionalmente, Livingstone dijo recientemente, y aparentemente sin una pizca de ironía, “[E] s un privilegio trabajar con macacos. Nos preocupamos mucho de tratarlos bien, de criarlos en ambientes cómodos y óptimos con mucho cariño”.

Excepto por la parte donde los torturan.

Livingstone también ha dicho que le gustan tanto los monos, a los que maltrata, que guarda una foto de uno de ellos como fondo de pantalla en su teléfono celular.

Podría explotarte la cabeza tratando de entender eso.

Livingstone es parte de un trío de experimentadores que han aterrorizado a los monos y continúa una tradición depravada apenas disfrazada de ciencia. Ella bebe del pozo envenenado por Harry Harlow, el padre de los experimentos de privación materna en monos, y Stephen Suomi, el descendiente académico de Harlow que co-inventó el “potro de violación” y el “foso de la desesperación”.

Más Allá de lo Mediocre

No estamos impresionados con lo que Marge llama trabajo. Bajo cualquier estándar racional, lo que hace es una señal de enfermedad; mentalmente, puede estar bastante desequilibrada. Harvard debe cerrar su laboratorio y brindarle una evaluación psicológica.

Tómate un minuto para pedirle a la administración de Harvard que cierre el laboratorio de Livingstone, le realice una evaluación psicológica, y libere a los monos restantes en un santuario de inmediato.

Puedes hacerlo enviando comentarios respetuosos a las siguientes personas:

Alan M. Garber, M.D.
Presidente Interino, Universidad de Harvard
[email protected]

George Q. Daley, M.D., Ph.D.
Decano, Facultad de Medicina de Harvard
[email protected]

Luego, usa el formulario a continuación para comunicarte con otros funcionarios de Harvard.

Experimentadora de Harvard Continúa Legado Depravado del Torturador de Britches

¡Haz algo!
9,292
simpatizantes han actuado.
Todos los campos en negrita son obligatorios.
Ver Mensaje +

Al enviar este formulario, reconoces que has leído y aceptas nuestras políticas de privacidad y aceptas recibir nuestros correos electrónicos.

¡TOMA ACCIÓN AHORA!