‘Detrás de las pantallas’:

matanza de potros

Cada primavera, los purasangres de 2 años son obligados a correr a velocidades vertiginosas en espectáculos de briseo solo para impresionar a los posibles compradores e inflar los precios de venta en las subastas. Nunca más serán obligados a correr tan rápido en sus futuras carreras. Si es que sobreviven.

Esta potra purasangre era conocida solo como “Hip #130”. Tenía apenas 2 años y ni siquiera le habían puesto un nombre oficial de carrera cuando sufrió una lesión catastrófica en la pierna durante la subasta de Fasig-Tipton en Maryland. Luego le suministraron una inyección letal. Un investigador encubierto de PETA grabó la secuencia completa en video antes de que se colocara una cortina para intentar bloquear que el público viera la masacre. Esta perspectiva única “detrás de las pantallas” muestra cómo opera este deporte sangriento.

‘Pruebas idiotas de velocidad’

Entrenadores y veterinarios coinciden en que obligar a caballos jóvenes y frágiles (algunos de los cuales aún tienen un año) a correr en pruebas de velocidad es peligroso y perjudicial. Dennis Brida, exentrenador, propietario y presidente de New York Thoroughbred Breeders, llamó a los espectáculos de briseo “pruebas idiotas de velocidad” y dijo que las subastas están “masacrando” a estos caballos. Mike Repole, el multimillonario propietario de Repole Stables, quiere prohibir la “estupidez de 1 octavo de milla en un soplo de 9,3”.

Casualmente, el caballo de Repole, Mo Donegal, quien ganó el Belmont Stakes 2022, era medio hermano de Hip #130. Ambos fueron engendrados por el famoso semental Uncle Mo y nacieron el mismo año.

John Kimmel, un entrenador de caballos con título veterinario dijo: “No hay necesidad de azotarlos y hacerlos correr tan rápido como sea posible. Es contraproducente para el caballo física y mentalmente”.

Patti Miller, vicepresidenta de la compañía consultora de carreras de caballos EQB, advirtió:
Hacer demasiado hincapié en el cronómetro es una simplificación excesiva. Puede estar destruyendo el bienestar de los caballos exhibidos, perjudicando el sustento de los consignantes y, en última instancia, poniendo nuestro lugar en gran riesgo por parte agrupaciones de derechos de los animales como PETA”.

PETA previamente recopiló videos de lesiones en espectáculos de briseo, que muestran lo mortales que pueden ser estos esprints imprudentes para caballos de 2 años. Nuestro investigador pudo salir a la pista y pasar detrás de la cortina para filmar a un caballo que había sufrido un episodio cardíaco fatal mientras corría bajo un calor extremo.

En 2023, las víctimas continuaron aumentando, incluso cuando este caballo, conocido como “Hip #1040”, sufrió una lesión fatal en la pierna trasera en Ocala Breeders’ Sales durante un espectáculo de briseo:

Lesión fatal de “Hip #1041”, un caballo de 2 años en un Ocala Breeders’ Sales durante un espectáculo de briseo en abril de 2023.
Lesión fatal de “Hip #1041”, un caballo de 2 años en un Ocala Breeders’ Sales durante un espectáculo de briseo en abril de 2023.

Como estudiantes de secundaria en una Scouting Combine de la NFL

Incluso Boyd Browning, presidente y CEO de Fasig-Tipton, reconoció en 2019 que se pone demasiado énfasis en el cronómetro, especialmente en la distancia de 1 octavo de milla: “Personalmente, creo que se exageran los tiempos en los espectáculos de briseo…. la última vez que vi, no corrimos ninguna carrera en un octavo de milla. … No creo que [un tiempo rápido] signifique nada dramático”.

Joe Clancy, editor de Mid-Atlantic Thoroughbred, preguntó: “Ningún purasangre correrá un octavo de milla de 10 segundos en una carrera, todos están de acuerdo con ese principio. Entonces ¿por qué lo hacen en las ventas?” Luego afirmó: “Estoy bastante seguro de que un briseo de un octavo de milla no es un predictor comprobado del éxito a largo plazo”. Y el consignante Niall Brennan, en el Thoroughbred Daily News, coincidió:

“Hacerlos correr lo más rápido posible, para un octavo de milla, no tiene nada que ver con cómo serán como caballos de carreras”.

Estos eventos no predicen el éxito futuro de los caballos y los ponen en grave peligro. Incluso el simple entrenamiento para el espectáculo de briseo es perjudicial para el futuro del caballo de carreras a largo plazo; de hecho, es tan dañino que el consignante Mark Roberts dijo que un jinete sería despedido por presionar tanto a un caballo en un entrenamiento de carrera real:

“Lo que les pedimos que hagan, no lo volverán a hacer nunca más en su vida. … Si un deportista trabajara así con su caballo por la mañana (en 21 segundos en plano por un cuarto o 10 segundos en plano por un octavo), lo despedirían”.

Estos eventos son tan ilógicos y riesgosos como enviar a un estudiante de secundaria a un Scouting Combine de la NFL. Entonces, ¿por qué los siguen haciendo?

La respuesta es que los tiempos bala impresionan a los compradores crédulos, a quienes se les hace agua la boca ante la oportunidad de comprar lo que creen que podría ser un contendiente en el Derby de Kentucky, y las velocidades extremas hacen subir los precios.

Los consignantes saben que los espectáculos son equivocados pero rentables. Roberts expresó su exasperación por esta situación:

“No es que los consignantes se despiertan cada día y dicen: ‘Quiero que este caballo vaya lo más rápido que pueda hoy’… Los consignantes reciben críticas por hacerlo, créanme, no quieren hacerlo. Pero si no lo hacen, los agentes y propietarios no comprarán el caballo”.

El consignante Cary Frommer se hizo eco de este sentimiento: “Es un genio que no podemos volver a guardar en la botella porque está impulsado por el comprador. … Se pueden culpar a los consignantes, pero todo está impulsado 100 por ciento por el comprador. Incluso las personas que dicen que los tiempos son una locura se alinean con los tiempos rápidos”.

Las partes interesadas entienden que estas pruebas imprudentes de velocidad pueden ser destructivas, pero creen que el riesgo mejora el resultado final inmediato. La industria aún no ha encontrado una manera de conciliar seguridad y ganancias. “Si existe una salida de esta habitación”, escribió Clancy en Mid-Atlantic Thoroughbred, “nadie puede encontrar la puerta aún”.

¡Pero PETA tiene una solución!

PETA ha presentado una propuesta creativa a las principales compañías de subastas y a los principales consignantes, criadores, entrenadores y propietarios. Puedes leer el documento completo aquí.

Ninguna cortina es lo suficientemente grande como para ocultar los innumerables cadáveres de caballos que ya han resultado heridos de muerte en estos eventos. Pero hay una manera de reducir futuras matanzas. Lo que ofrecemos no es un compromiso sino una solución que debería apaciguar a todas las partes interesadas y, lo más importante, protegería a los caballos.

La reforma propuesta no suprime los espectáculos de briseo, ni los hace solo galopar, ni siquiera elimina el cronómetro. Más bien, pedimos que se trasladen al otoño, cuando los juveniles están más desarrollados físicamente, y que los briseos cronometrados se corran a distancias de 4 y 5 octavos de milla en lugar de los intensos esprints actuales. Estas distancias más largas son en las que realmente entrenan los caballos en los trabajos matutinos cronometrados en preparación para las carreras, lo que daría a los compradores la oportunidad de evaluar a los potros en un contexto más sensato, usando una variedad de métricas en lugar de solo un octavo de milla de tiempo a toda velocidad.

Recomendamos que las compañías de subastas comiencen a ofrecer estos espectáculos de briseo en el otoño en el nuevo formato a modo de prueba en 2024. Comenzarían como una opción adicional en el calendario y luego pasarían a esta nueva modalidad exclusivamente a partir de 2025.

‘Detrás de las pantallas’: matanza de potros

¡Haz Algo!
Todos los campos en negrita son obligatorios.
Ver Mensaje +

Al enviar este formulario, reconoces que has leído y aceptas nuestras políticas de privacidad y aceptas recibir nuestros correos electrónicos.

¡TOMA ACCIÓN AHORA!