“Dia de los Muertos”:
Honra a Tilikum, Betty y Otros que Murieron en Parques Marinos

ACTÚA POR LOS ANIMALES MARINOS EN CAUTIVERIO AHORA MISMO

Celebrado el 1 y 2 de noviembre, “El Día de los Muertos”, es una oportunidad para recordar y honrar a los seres queridos que han fallecido. En la festividad, generalmente, las personas dejan ofrendas como caléndulas, comida, velas, papel picado y otros artículos a sus amigos y familiares fallecidos. En PETA, honramos la memoria de los animales que han sufrido y muerto en miserables parques marinos.

SeaWorld, Miami Seaquarium, Loro Parque y otros crueles parques marinos encerraron en pequeños tanques a los animales que se mencionan a continuación y les robaron la vida que se merecían. Para homenajear a estos animales, recordamos sus historias individuales e inspiramos a todos para que nos ayuden a liberar a otros animales que aún están atrapados en los deprimentes tanques de parques abusivos.

Estos son solo algunos de los innumerables animales que han muerto en parques marinos:

Shamu

En 1965, unos balleneros arponearon y mataron a una orca madre y secuestraron a su cría de 3 años en el océano. La joven orca, probablemente devastada por el espantoso asesinato de su madre, fue vendida a SeaWorld San Diego, convirtiéndose en la primera “Shamu” del parque.

El mismo año de la captura de Shamu, SeaWorld explotó a la joven orca en su primer espectáculo de orcas, una cruel “atracción” que SeaWorld continuó por décadas, utilizando muchas otras orcas cautivas distintas a las que también llamaron Shamu como si fueran nada más que objetos reemplazables. SeaWorld privó a Shamu de comida para que aprendiera trucos inútiles y la obligó a actuar para el público durante años.

En 1971, con solo 9 años, Shamu murió en SeaWorld de una infección uterina y septicemia. Pudo haber vivido hasta 80 años, en el océano.

Tilikum

Tilikum, una orca cuya historia apareció en el documental Blackfish, fue capturada y apartada de su hogar en el océano cuando tenía solo 2 años. Durante 33 años, los parques marinos lo mantuvieron cautivo dentro de tanques de concreto.

SeaWorld obligó a Tilikum a realizar trucos inútiles a cambio de comida; lo confinó en un pequeño tanque con animales incompatibles que lo lastimaron, y lo utilizó como máquina reproductora, obligándolo a cruzarse 21 veces para poder explotar a sus crías y continuar el ciclo de explotación implacable.

La angustia y frustración de Tilikum fueron tan graves que actuó fuera de lo esperado y causó la muerte de tres humanos, tragedias que nunca habrían ocurrido si hubiera vivido tranquilo en su hogar natural. En 2017 murió en cautiverio en SeaWorld Orlando.

Bossa

El delfín hembra, Bossa, nunca llegó a sentir la brisa fresca del océano en su aleta dorsal, ni experimentó la libertad de explorar hasta 60 millas de mar abierto todos los días; en cambio, nació en SeaWorld Orlando en 1997, condenada al cautiverio en tanques de concreto.

En 2006, fue transferida de SeaWorld Orlando a Discovery Cove, otro abusivo parque operado por SeaWorld en la misma ciudad. Allí dio a luz a su primera cría muerta, con quien nunca tuvo la oportunidad de vincularse. Luego fue llevada de regreso a SeaWorld Orlando, donde dio a luz a su segunda cría, Haley.

En 2014, Bossa estuvo en labores de parto por tercera vez, dando a luz a su segundo hijo muerto. El mortinato le produjo un trauma mayor a Bossa y murió solo días después.

Un delfín en SeaWorld.

Hugo

Luego de vivir libremente en el océano, la orca Hugo tenía alrededor de 3 años cuando fue capturada y enviada al Miami Seaquarium, donde pasaría los próximos 12 años en un pequeño y desolado tanque. Cuando Lolita, otra orca, fue secuestrada en el océano y enviada al Miami Seaquarium, las dos orcas se convirtieron en compañeras de tanque por 10 años, pero ni siquiera esto pudo aliviar el comportamiento anormal de Hugo, probablemente causado por angustia extrema. En 1980, Hugo murió después de golpear su cabeza varias veces contra la pared del tanque.

Echo

En 2019, el delfín nariz de botella Echo murió por traumatismos graves en el cuello en el Miami Seaquarium, probablemente como resultado de que el parque alojara animales incompatibles juntos en un tanque estrecho. Fue uno de los seis animales que murieron en poco más de un año en el Miami Seaquarium entre 2019 y 2020.

Un delfín en un parque marino.

Kohana

En septiembre de 2022, la orca Kohana de 20 años murió en Loro Parque, décadas antes de su esperanza de vida natural. Separada de su familia y transportada a Loro Parque desde SeaWorld Orlando con solo 3 años, Kohana pasó años confinada en un tanque de concreto.

Kohana nunca llegó a experimentar una vida de libertad en el océano al que pertenecía. En cambio, los crueles parques marinos la explotaron con fines de lucro, obligándola a realizar trucos degradantes a cambio de comida.

Una orca en Loro Parque.

Nakai

En agosto de 2022, la orca Nakai se convirtió en la cuadragésima cuarta orca que murió bajo la vigilancia de SeaWorld mientras supuestamente era tratado por una infección. Nakai nació en cautiverio en SeaWorld San Diego, donde estuvo encerrado durante 21 años hasta su muerte. En 2012, Nakai fue atacado por otras dos orcas, debido a que SeaWorld alojaba orcas incompatibles juntas en un tanque pequeño, y perdió una parte de su mandíbula, quedando tejidos y huesos expuestos.

Luego del espantoso altercado, PETA presentó una queja exigiéndoles a los funcionarios federales que tomaran medidas contra SeaWorld, alegando que la compañía violó la Ley de Bienestar Animal al alojar orcas incompatibles.

© Ingrid N. Visser Ph.D.

Betty

En junio de 2022, SeaWorld San Antonio anunció que el delfín del Pacífico de lados blancos, Betty, había muerto. Durante 42 años de su vida, languideció en pequeños tanques en al menos 3 parques diferentes de SeaWorld, cuando debería haber estado nadando libremente en el océano con su familia. Como todos los demás animales que han sufrido en los tanques de SeaWorld, merecía algo mejor.

Un delfín en un parque marino.

Para honrar a estos animales en el Día de los Muertos, actúa por los animales vivos que continúan atrapados en parques marinos

Es demasiado tarde para Shamu, Tilikum, Bossa, Hugo, Echo, Kohana, Nakai, Betty y los innumerables animales que han muerto en parques marinos, pero tú puedes ayudar a los que todavía están vivos, sufriendo en prisiones de concreto y privados de los derechos inherentes a su naturaleza. Nuestros compañeros animales no deberían encontrar la libertad en la muerte, deberían ser liberados en santuarios costeros, donde puedan vivir el resto de sus vidas libres de explotación y del desesperante confinamiento.

Por favor, únete a PETA para exigirle a SeaWorld que deje de usar animales y que reubique a las orcas, otros delfines y ballenas en santuarios costeros, donde puedan prosperar en el enriquecimiento y la diversidad del mar mientras continúan recibiendo la atención que necesitan:

 
1 de 3

¡Insta a SeaWorld a Enviar a Delfines y Ballenas a Santuarios Costeros y que Deje de Usar Animales!

¡Haz Algo!

19,383
simpatizantes han actuado.
Todos los campos en negrita son obligatorios.
Ver Mensaje +

Al enviar este formulario, estás aceptando que recolectemos, almacenemos, utilicemos y publiquemos tu información personal de acuerdo con nuestra política de privacidad, así como recibir correos electrónicos nuestros.


Background image of “Dia de los Muertos” celebration: © iStock.com/BeteMarques