una investigación encubierta de PETA de 2023 sobre Bear Country U.S.A.

Dentro de una trampa para turistas que arrancaba oseznos a sus madres

Actualización (14 de septiembre de 2023): A partir de la evidencia de nuestra investigación encubierta, el Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA, por sus siglas en inglés) citó a Bear Country U.S.A. en Dakota del Sur por múltiples violaciones a la Ley federal de Bienestar Animal. Según el informe del USDA, un representante de este insensible zoológico de carretera admitió a los inspectores que la instalación había usado fuegos artificiales para separar a las madres osas de sus oseznos y que el personal “había sido grabado sugiriendo manipular a los oseznos de una manera agresiva e inapropiada, como ‘sujetarles el hocico’, ‘pellizcarles la nariz’ y ‘patearlos o empujarlos’”. Los inspectores enfatizaron que todas estas prácticas “pueden causar trauma, estrés conductual, daño físico o malestar innecesario” a los osos involucrados, y el representante de Bear Country U.S.A. afirmó que estos métodos abusivos ya no se usarán. Según la evidencia de nuestra investigación, funcionarios del USDA también citaron al zoológico de carretera por permitir que los linces escaparan de sus recintos dos veces en poco más de un mes. Súmate para exigirle a esta trampa para turistas que ponga fin a su cruel programa de reproducción y envíe a los animales a instalaciones acreditadas antes de que más oseznos enfrenten un trauma tan horrible.

Publicado originalmente el 29 de julio de 2023:

En 2023, un investigador de PETA trabajó encubierto en Bear Country U.S.A., un zoológico de carretera en Dakota del Sur donde los supervisores separaban a las familias, instruían al personal para que pateara a los oseznos y negaban a los animales ancianos una evaluación veterinaria oportuna.

Mira lo que el investigador encubierto de PETA captó en video a continuación para saber por qué una parada en esta atracción turística de carretera respalda una vida de miseria para los animales.

‘Un poco amoral’

La peor pesadilla de una madre es que le quiten a su bebé, pero en Bear Country U.S.A., los bebés fueron arrancados de sus madres cuando tenían entre 1 y 2 meses de edad para exhibirlos.

Lobeznos aterrorizados de 4 semanas de edad se acurrucaron y temblaron después de que un trabajador se los robó a sus madres. Admitió haber arrojado petardos a la guarida para asustar a las madres protectoras.

El personal explicó cómo traumatizaron a las madres osas al atascar un palo de fibra de vidrio “enorme” y arrojar cohetes de botellas explosivas a las guaridas para asustarlas, y usaron motosierras sin la cadena para ahogar el sonido de los osos recién nacidos que lloraban por sus madres mientras los trabajadores metían a los cachorros en una camioneta.

“Un poco amoral robar bebés y llevarlos a una camioneta blanca”.

—Miembro del equipo de mantenimiento de Bear Country U.S.A.

En la naturaleza, los oseznos de osos negros pasan casi dos años al lado de sus madres, aprendiendo de ella habilidades de búsqueda de alimento, jugando con sus hermanos y explorando los hábitats alpinos y los bosques que llaman hogar.

Los 11 oseznos nacidos este invierno en Bear Country U.S.A. fueron tomados cuando no tenían más de 8 semanas de edad, incluso antes de ser destetados, un momento crucial en su desarrollo, cuando lo que más necesitaban era la tranquilidad y la protección de sus madres.

Los trabajadores mantuvieron a los oseznos en cajas de cartón durante semanas. Múltiples oseznos eran reacios a comer y lloraban, mordían, arañaban y forcejeaban cuando los sostenían, aparentemente por frustración o angustia. Un trabajador sénior esperaba que los cachorros no se “convirtieran en idiotas”.

‘Patéalos’

A medida que los oseznos crecían y, naturalmente, se volvían más bulliciosos, un supervisor instruyó al investigador de PETA para que “los pateara al suelo” y “pellizcara su nariz tan fuerte como pudiera” si mordían.

El investigador de PETA fue mordido y arañado en los brazos por oseznos. Al menos otros tres trabajadores relataron haber sido heridos por un oso adulto, oseznos y una marta. Smokey, un oso, “arranc[ó] un trozo” de la pierna de un trabajador, que “estaba sangrando bastante”. Otro oso golpeó y laceró el talón del trabajador. Un osezno arañó al supervisor en su cara. Otro osezno “sacó a golpes” la cara de un tercer trabajador, “le cortó la barbilla [de ella] en ambas comisuras de [sus] labios” y “mordió [su] pierna a través de [sus] jeans”, lo que la dejó sangrando.

El personal no tenía respeto por los animales, quienes instintivamente respondían con agresión cuando estaban asustados y no podían huir como lo habrían hecho en la naturaleza.

Un trabajador llamó a Pablo, una marta, un “imbécil” después de que él “la mordió” y “le arrancó el brazo”. Ella dijo que las mordeduras de animales son “algo a lo que… te acostumbras”. Se refirió a Bella, una zorra roja, como una “perra” cuando mordió el zapato de la trabajadora.

Los lugareños dieron caballos enfermos a Bear Country U.S.A., y el personal los mató y descuartizó y luego alimentó a los animales con sus restos. El investigador de PETA vio a un trabajador disparar tres veces a un caballo.

‘Probablemente va a morir pronto’

A los animales con salud deteriorada se les negó atención veterinaria adecuada. A Mama, una zorra roja delgada y encorvada de 17 años, le faltaba mucho pelo. Un supervisor y un trabajador dijeron en repetidas ocasiones que ella se estaba “arrancando el pelo” y “haciéndoselo a sí misma”, pero solo trató de tratar a Mama por posibles garrapatas y dijo: “Probablemente va a morir pronto”. El personal sospechaba que tenía artritis, pero no le habían proporcionado ningún tratamiento para el dolor.

El supervisor finalmente llevó a Mama a un veterinario casi 11 semanas después de que el investigador de PETA señalara por primera vez su evidente sufrimiento. Se le practicó la eutanasia y se descubrió que tenía una infección bacteriana en la piel y cáncer generalizado.

“La edad no es una enfermedad. La caída del pelo y la pérdida de peso son síntomas de una condición subyacente que necesita ser investigada para ser tratada y/o manejada adecuadamente, no solo desestimada o descartada como ‘vejez’”.

—Dr. Monica Bando, veterinario de vida silvestre en cautiverio y profesor titular en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Central Lancashire

A otros animales ancianos en Bear Country U.S.A. se les negó la atención adecuada. A pesar de que el supervisor dijo: “Todos los osos en el área vehicular son muy viejos” y “podrían morir en cualquier momento”, los animales no fueron medicados para la artritis u otras debilidades relacionadas con la edad.

El supervisor a menudo especuló sobre la causa de los problemas de salud de los animales y administró medicamentos antiparasitarios como una solución curativa basada en suposiciones, aparentemente sin consultar con un veterinario.

El investigador de PETA observó áreas de pérdida de cabello en la espalda y la cola de un zorrillo llamado Curly. El supervisor especuló que podría haber estado relacionado con la dieta de Curly, pero el gerente de la instalación ordenó que simplemente fuera tratado por posibles garrapatas. No buscaron una evaluación veterinaria para Curly ni obtuvieron asesoramiento médico sobre las causas potenciales o los tratamientos apropiados para su condición.

‘Está aburrido, y se siente solo’

Pablo, la marta, estuvo recluido en régimen de aislamiento, sacudía la cabeza, caminaba de un lado a otro y le faltaba pelo. Un trabajador atribuyó el comportamiento estereotipado a que estaba “aburrido” y “solo”. El investigador de PETA presionó al supervisor para que le diera algo que hacer al animal, pero con un mínimo enriquecimiento en el pequeño recinto en el que estaba confinado y cambios estresantes en su entorno, su comportamiento anormal y repetitivo persistió.

Lynx escapó dos veces de una exhibición. Después del primer escape, no se hicieron cambios a la exhibición para garantizar su seguridad. Después del segundo escape, los linces fueron trasladados a un recinto mucho más pequeño, donde mostraron signos de angustia. Pablo fue trasladado a un recinto más pequeño al lado del lince, y comenzó a automutilarse arrancándose el pelo de la cola.

¡Puedes ayudar a detener esto!

PETA hace un llamado a las agencias reguladoras y de aplicación de la ley para que investiguen la aparente negligencia animal, el bienestar animal y las violaciones a la seguridad de los trabajadores en Bear Country U.S.A. Únete a nosotros para pedirle a esta trampa para turistas que ponga fin a su cruel programa de crianza y envíe a los animales a instalaciones acreditadas.

Envía un comentario respetuoso a:

Mike Casey
Propietario y operador, Bear Country U.S.A.
[email protected]

Comparte tu gratitud con el testigo informante que expuso estas prácticas crueles en Bear Country U.S.A. Si tienes lo necesario para realizar investigaciones encubiertas y exponer un sufrimiento como este, queremos saber de ti.

¡Bear Country U.S.A. sorprendido aterrorizando a cachorros de lobo y oso––Actúa ya!

¡Haz Algo!
Todos los campos en negrita son obligatorios.
Ver Mensaje +

Al enviar este formulario, reconoces que has leído y aceptas nuestras políticas de privacidad y aceptas recibir nuestros correos electrónicos.

Ayuda a los animales atrapados en Bear Country U.S.A., ya